Comprendiendo a fondo el mundo del poker online

El mundo del poker online es increíblemente amplio, lo que motiva la especialización de los jugadores en diferentes tipos de competiciones y modos de juego. Además, los profesionales saben diversificar sus ganancias y apostar, en ocasiones, a partidos de fútbol a los juegos de tragamonedas. Y es que son muchísimas las modalidades de poker a las que podemos jugar a través de webs como Bet365: Stud, Five Card Draw, Texas Hold’ Em, Omaha Pot Limit…de cualquier manera, podemos ganar dinero en nuestro casino online invirtiendo tan sólo en aquello que se convierta en nuestra especialidad.

Sin embargo, la primera decisión que aquellos jugadores de poker que desean optar a vivir de ello deben tomar es su especialización en cuanto a tipo de competición: algunos eligen los cash games; partidas regulares con dinero real, en las que en cada apuesta arriesgamos nuestro propio bankroll, o torneos; en los que pagamos un precio de entrada por participar, pero jugamos con fichas ficticias para obtener el bote del importe de las entradas si ganamos.

Las diferencias entre estas modalidades de juego se determinan en cuánto al bankroll necesario para jugar, la estrategia, el patrón de comportamiento de los jugadores o el porcentaje de victorias que debemos esperar para triunfar a largo plazo. Por supuesto, siempre existen jugadores que disfrutan de ambas modalidades, y lo ideal en nuestros primeros pasos es no limitarnos a ninguna de ellas. Al mismo tiempo, debemos comprender que es especialmente raro encontrar un jugador que sea excelente tanto en torneos como en partidas de cash, aunque los hay: Daniel Negreanu es un ejemplo de ello.

En primer lugar, es posible que necesitemos un bankroll mucho más alto para jugar en una partida de cash que para jugar en un torneo, al igual que necesitaríamos mucho más bankroll para los juegos de tragamonedas con jackpot que para los normales. En un torneo pagaremos un precio de entrada denominado buy-in, y a partir de cierta escala y dependiendo del nivel del torneo, optaremos a premios si quedamos en una cierta posición que puede comenzar reintegrando una mínima parte de la entrada hasta el bote total de todas las entradas de todos los jugadores que han contribuido al torneo.

En una partida de cash, sin embargo, comenzamos con una cierta cantidad de dinero mínima a partir de la cual podemos entrar en la mesa, y a partir de entonces nuestras ganancias o pérdidas serán el dinero real que nos llevaremos de la mesa. Si comenzamos con 100 euros y tenemos 120 al momento de levantarnos, obtendremos un beneficio neto de 20 euros. Esto nos pone en riesgo de incurrir en pérdidas grandes, pero también nos ofrece la posibilidad de ganar grandes cantidades de dinero en una sola mano, especialmente si nuestra modalidad de juego es el No-Limit Hold ‘Em. Como ya habrás comprobado, jugar al poker es algo más complicado que jugar a las tragamonedas, pero te aseguramos que te resultará una motivación para mejorar como jugador de casino.



Es imprescindible saber que en las partidas de cash siempre ocurren grandes fluctuaciones, lo que puede angustiar a muchos jugadores principiantes. Los cambios grandes en nuestro stack, que puede pasar en un abrir y cerrar de ojos de ser el primero a ser uno de los últimos, son muy comunes en el Texas Hold ‘Em. Lo importante es irse de la mesa con un balance positivo o, en cualquier caso, obtener beneficio de nuestro juego en el medio y largo plazo. Otro aspecto que merece la pena conocer es el hecho de que nuestros conocimientos en el poker pueden ser aplicados perfectamente a los juegos de azar que podemos encontrar en casinos online. En puedes conocer los mejores bonus ofrecidos por las casas de apuestas. Con estas promociones, podrás aplicar tus conocimientos en el poker sobre otros juegos de casino online que te producirán beneficios que podrás reinvertir a largo plazo. Todos los pasos cuentan a la hora de hacer crecer nuestro bankroll para poder acceder a partidas de poker de mayor calibre.

Es normal perder, y esa es una regla básica que nos demuestra la dinámica de juego de los torneos. En ocasiones, es bueno despejarse pasando el rato en los juegos de tragamonedas o en cualquiera de las otras atracciones que tu casino ofrezca. Es posible que un jugador profesional llegue a ganar unos dos o tres torneos de cada 100. Aun así, al tener que pagar tan solo el precio de entrada, puede permitirse acceder a este tipo de torneos de alto nivel siempre y cuando termine ganando al menos un número marginal de ellos, ya que la victoria en un solo torneo para un jugador de élite supone en muchas ocasiones la ganancia de millones de dólares y, por lo tanto, la posibilidad de pago de muchísimos más torneos.

Por lo tanto, la diferencia en cuanto a ganancias que nos pueden reportar los cash games frente a los torneos es clara. En las partidas de cash en un casino online podemos ganar mucho dinero en poco tiempo, pero también podemos perderlo; por lo tanto, el objetivo es sumar ganancias a largo plazo. En los torneos, por el contrario, debemos intentar torneo tras torneo sin descanso hasta hacernos con un bote decente, por lo que la inversión es menor pero las ganancias vienen de forma más escasa.

Como hemos dicho, es normal perder, pero siempre existen métodos para reducir el riesgo y la cantidad de nuestras pérdidas. Una de ellas es confiar en un casino online como el que nos ofrece Bet365, en el que además de jugar al poker, podremos disfrutar de las tragamonedas y otros interesantes juegos. Y es que gracias a sus promociones y bonus de bienvenida, podremos obtener dinero gratuito en nuestra cuenta sin pagar ni una sola moneda de nuestro bolsillo. Con un bono de bienvenida, un cierto porcentaje del dinero que hemos añadido en nuestro ingreso se multiplica en nuestra cuenta para darnos dinero totalmente gratuito. Debemos introducir el código del bonus Bet365 en nuestro registro para optar a aún mejores ofertas, debido a que estos bonus pueden ser mejorados si contamos en nuestro poder con un código que podremos encontrar en diversas webs sobre el mundo del juego.

Las diferencias entre estrategia para un tipo de competición y otro también son amplias. En un torneo debemos jugar de forma extremadamente conservadora para no poner en riesgo nuestra participación en las primeras rondas del torneo. Las ciegas en un torneo crecen de forma progresiva, por lo que no merece la pena arriesgar nuestro stack para robarlas o farolear al resto de jugadores de la mesa. En cualquier caso, nos interesa ganar algunas manos claras para aumentar nuestro colchón de seguridad una vez que las ciegas se hayan disparado. Nuestro juego debe crecer de forma progresiva en cuanto a agresividad para ir limpiando las mesas de jugadores a la vez que aumentamos nuestro stack para contar con cierta competitividad a la hora de alcanzar la mesa final.



En un torneo de cash es absolutamente imprescindible, en cambio, hacer siempre la opción que más probabilidades tenga de otorgarnos la victoria. Debemos actuar con muchísima cabeza, comprendiendo las probabilidades en el poker y reduciendo los faroles al mínimo. Debemos tener especial cuidado con aquellas manos que jugamos de forma agresiva porque pensamos que nos vamos a llevar el bote con total seguridad. Podemos idear la siguiente situación:

Imaginemos que jugamos un Q-10 y en el flop nos aparece un 9-2-Q. En tal momento podemos venirnos arriba y pensar que tenemos una gran mano debido a la pareja de Q. En ese momento, decidimos realizar una apuesta alta, a la que tan sólo nos sigue uno de los jugadores de la mesa. El river resulta ser una K. En ese momento, decidimos pasar y el jugador rival nos apuesta de nuevo de forma aún más alta. Seguimos pensando en tener posibilidades de ganar la mano, por lo que vamos a la apuesta. En el river aparece un As, a lo que el jugador rival responde apostando de nuevo de forma alta. Debido a que pensamos que nuestra mano puede competir, ya que hemos apostado fuerte en el principio y no queremos perder nuestro dinero al hacer fold, decidimos ir a la apuesta y somos batidos por el 9-K del rival, que cuenta con doble pareja. Este tipo de jugadas pueden llevarse una parte ingente de nuestro dinero en una partida de cash por el simple hecho de actuar en base a nuestra intuición, en lugar de guíarnos de forma racional. La ansiedad de contar con nuestro dinero sobre la mesa, nos puede llevar a dejar las cosas en manos del azar y apostar demasiado fuerte para perderlo todo. En los torneos, sin embargo, este tipo de fluctuaciones pueden darse y, si a partir de entonces nos reponemos y jugamos bien, podemos aún contar con opciones de ganar el torneo.

Bet365 ofrece el mejor equilibrio en cuanto a torneos y partidas de cash, además de escalones gratuitos en los que podremos avanzar en la dificultad de nuestros torneos sin invertir ni un solo euro. Es imprescindible confiar en una casa de apuestas con gran tradición para tener la garantía de un poker justo y siempre emocionante.