Comprendiendo a fondo el mundo del poker online

Jugar con seriedad

Todos hemos visto la retransmisión de alguna partida de poker por televisión. Los jugadores siempre mantienen un rostro serio y tranquilo, sin reaccionar en ningún tipo de manera a sus cartas. Existen diferentes estrategias respecto a la actitud personal que adoptar en la mesa de poker, más allá de las normas de protocolo y formas básicas. Existen jugadores que actúan de forma muy social, pero en la mayoría de los casos vemos a jugadores con rostros impasibles que, en muchos casos, cubren sus caras con gafas, capuchas, gorras e incluso pañuelos.

La seriedad en una partida de poker en directo es increíblemente importante para no transmitir a nuestros rivales, más allá de nuestras acciones, cuál será nuestro siguiente movimiento. Además, una actitud seria y profesional en la mesa nos protegerá de caer en el tilt y actúar de forma demasiado emocional.

La forma más fácil de mantener una actitud seria en la mesa de poker es estar en absoluto control de nuestra postura, incluyendo aquello que hacemos con las manos. Si no estamos pendientes de nuestros movimientos, terminaremos haciendo todo tipo de gestos que darán información a nuestros rivales. De ahí que muchos jugadores de poker pasen el tiempo en la mesa jugando con las fichas entre sus dedos, mientras que con la otra mano quizás agarran con firmeza sus dos cartas. Esta es una manera sencilla de matar los nervios a la vez que nos mantenemos en nuestra actitud seria.

Es importante mantener este tipo de comportamientos gestuales durante toda la partida. Si ponemos dos fichas para sujetar nuestras cartas, este debe ser el número de fichas que pongamos siempre, haciéndolo siempre en el mismo momento exacto de la partida. Olvidar alguna de estas reglas puede ser interpretado como una debilidad por parte de otros jugadores, así que debemos hacer lo posible por automatizar estos movimientos y llevarlos a cabo durante nuestras horas de partida. Parece una locura, pero así es como funcionan algunos de los aspectos psicológicos de este profundo juego.

Nuestros movimientos deben ser siempre cortos, precisos y seguros. Una mano que tiembla o una cierta indecisión a la hora de hacer un movimiento es una forma de prestar información gratuita a nuestros rivales. Mostrar signos de desesperación con cambios posturales continuos también puede ser una forma muy clara de regalar información, al igual que los resoplidos o los tics nerviosos, tales como mover las piernas o rascarse la cabeza continuamente. Una postura correcta y consistente nos ayudará además a concentrarnos tan sólo en lo que ocurre en la mesa, olvidando todo lo demás.